Arte Animalista: caballos y aves

Barcelona , Fernández , Fuentetaja , García , Péchaubès , Picasso , Serra , Úbeda

El Arte Animalista ha sido considerado durante mucho tiempo un arte con pocos adeptos. Aunque curiosamente la representación artística de animales, ha sido una de las facetas que más han trabajado artistas de todas las épocas. Entre la animalística o el Arte Animalista destacan:

El Retrato Ecuestre o Arte Equino

Joan Serra. Escuela Catalana. Sin título. Técnica mixta. Firmado (s. XX)

Considerado el grupo más importante dentro del Arte Animalista, la representación del caballo en el arte se remonta a los primeros hombres del Paleolítico. Las distintas civilizaciones como etruscos, griegos, romanos y las diferentes dinastías chinas, pusieron en valor a estos bellos animales. Quizás los caballos del ejército de terracota sean uno de los ejemplos más impresionantes de Arte Equino.

Eugène Péchaubès. "Carrera de Caballos". Litografía coloreada Firmada y numerada 9/50 (1928)

La representación de batallas, con cargas de caballería más o menos violentas, se remontan al antiguo Egipto y fue muy desarrollada durante el Renacimiento, perfeccionada en el Barroco y continuada en el Arte Contemporáneo. En el Arte de Vanguardia del siglo XX se continuó representando al caballo bajo el sello característico de cada artista.

Pablo Picasso. "Guernica". Serigrafía. Colección Domaine Picasso. Edición limitada a 500 ejemplares 226/500

Quizás la imagen más característica de este periodo y reconocida mundialmente sea el "Guernica" pintado por Picasso. En el cuadro aparecen representados 3 animales: un caballo, un toro y una paloma con un fuerte simbolismo. El caballo del "Guernica" preside el centro de la composición. El animal muestra una herida abierta en el costado y Picasso quiso representar con él, a todas las víctimas inocentes de la guerra.

Núria Fernández. "Tierra de caballos". Óleo sobre madera. Firmado (2019)

Los retratos ecuestres se pusieron de moda alrededor del siglo XVI entre los miembros de la realeza europea. Hasta ese momento, se había enaltecido la escultura ecuestre convertida en el modelo a seguir en la pintura a partir del Barroco. Con el tiempo la pequeña burguesía, los caballeros y militares fueron solicitando este tipo de retrato regio que se había abandonado por un periodo bastante largo. Retomando la simbología caballeresca de los manuscritos de la Edad Media.

José Luis Fuentetaja. Sin título. Litografía. Firmada a lápiz por el artista y numerada 58/75

El caballo también ha sido el protagonista de las innumerables pinturas de caza, muy populares a partir del siglo XVIII en la pintura inglesa. Y ha continuado con la representación del caballo en el deporte ecuestre como la hípica, género muy popular retomado en el siglo XIX, pero cuyo origen se remonta a las representaciones grecorromanas.

Las aves en el arte

Agustín García-Espina. "Tritón (Newt)". Acrílico sobre madera (2020)

La representación de aves y más concretamente las aves canoras, han señalado en el arte al sentido del oído y a la música. Pero su simbología no se limita ahí, de las 8.000 pinturas que pueden verse en el Museo del Prado de Madrid, 729 tienen un ave representada de las que se ha podido contabilizar 136 especies de aves distintas.

Pablo Picasso. "Paloma de la Paz con flores". Litografía. Firmada en plancha y numerada 741/1000

Las aves se han asociado desde antiguo a representar a los mensajeros de los Dioses. En la cultura egipcia los dioses como Horus, Nekhbet, Thot están representados por un halcón, un buitre y un Ibis respectivamente. En la cultura celta el mensajero de los Dioses es el cisne, en Germania era el cuervo y en la Galia la grulla. Mientras que en China la representación de aves en el arte se considera un género en concreto.

Yolanda Fernández Castro. "Imaginario 1". Impresión giclée. Edición limitada 1/40 (2020)

En la iconografía cristiana las aves están relacionadas con los mensajes y el alma humana. La paloma ha simbolizado desde la antigüedad el Espíritu Santo y es una de las aves con más valor simbólico del cristianismo. Cuando se representan palomas bebiendo agua, por ejemplo, indican la santidad de las almas y en los sarcófagos la paz del difunto.

Agustín Úbeda. Sin título. Litografía firmada a lápiz por el artista y numerada 18/100

Aunque la paloma no es la única ave simbólica cristiana. El pavo real, por ejemplo, es el símbolo utilizado para representar la inmortalidad. Las águilas se han representado a menudo en pilas bautismales y atriles, ya que simbolizan el bautismo y la resurrección. Aunque no siempre las aves han estado asociadas a la vida piadosa. El mirlo es una de las aves vinculadas al pecado y se ha representado para denunciar las tentaciones de la carne.

José Luis Barcelona. "Gaviota". Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado 80

Por último, la gaviota representa la libertad personal y es un símbolo de buen augurio para los marineros, ya que cuando las divisan es porque están muy cerca de avistar tierra y regresar a casa. En muchos casos el arte y representación de aves va ligado al estudio científico y a la ornitología.