El desnudo: ¿género artístico o provocación?

Alexander Calder , Alexandre Siches , desnudos , Juan Pujol Mesalles , Pablo Picasso , Pere Gussinyé Gironella , Rafael Bartolozzi

El desnudo como género artístico se conoce desde antiguo y ha servido a menudo de termómetro social para calibrar la moralidad de una etapa de la historia, menos en la actualidad, donde se prohíbe la publicación de cualquier imagen de un desnudo en Facebook, a pesar de estar en el siglo XXI.

Juan Pujol Mesalles. Dibujo a lápiz pin-up. Firmado a mano

Considerado por algunos estudiosos, como la categoría más importante de la historia del arte occidental, lo cierto es que el desnudo aún hoy tiene muchos detractores. Pero echemos un vistazo atrás en la historia y recordemos el arte de la Antigua Grecia donde el desnudo era considerado símbolo del ideal de belleza, se honraba y se trabajaba el cuerpo humano como un templo. En mayor medida el cuerpo masculino en detrimento del femenino, condición que en otras épocas se ha mantenido del revés y se ha reproducido más el desnudo femenino que el desnudo masculino.

Dibujo de un desnudo femenino realizado con lápices de colores sobre papel, firmado por Pere Gussinyé Gironella.

Mucho antes, los hombres primitivos se encargaron de representar en pequeñas figuras de terracota, rechonchas mujeres desnudas como Diosas de la Fertilidad. Las llamadas “Venus” prehistóricas lucían hermosas curvas con pechos generosos y notables caderas.

Litografía sobre papel firmada a mano de Rafael Bartolozzi, titulada Mujeres del Mediterráneo.

La religión dio un nuevo giro a la interpretación del cuerpo desnudo, la elegancia y voluptuosidad se convirtió en pecado. La época oscura llegó cuando dejamos de admirarnos como bellos seres humanos y olvidamos reconocernos ante el espejo como habíamos venido al mundo. La moral puritana nos hizo perder un buen puñado de años en el conocimiento personal e incontables obras antiguas que fueron destruidas.

Litografía original DLM a doble hoja de Alexander Calder, titulada Figuras para la ilustración.

El desnudo en el arte no volvió a resurgir hasta el Renacimiento, a finales del siglo XIV, principios del siglo XV. El clasicismo volvía a inundar el mundo, el ser humano volvía a ser el centro del Universo, sin olvidarnos de los dioses mitológicos.

Esta litografía Suite firmada a mano por Pablo Picasso pertenece al portafolio titulado "Le Goüt de Bonheur" que fue publicado en los año setenta. Para este trabajo Picasso emplearía estrategias de abstracción y figuración para transmitir que los personajes están completamente vivos.

Alexandre Siches Piera firma este óleo sobre lienzo, titulado al dorso: Serenitat (Serenidad).

En el siglo XVIII los ingleses buscaron diferenciar incluso con el lenguaje, qué era oficialmente un desnudo artístico (nude) de lo que era una persona desnuda (naked). Al desnudo barroco se le añadió decoración y florituras.

Esta litografía sobre papel BFK Rives firmada en plancha y numerada 1645/2000 a lápiz es de Salvador Dalí. El amado es hermoso como un rebaño de caballos fue editada por Levine and Levine Art de Nueva York.

En la segunda mitad del siglo XIX la representación del cuerpo femenino desnudo aumenta exponencialmente, como nunca antes había sucedido, para entrar de lleno y a una velocidad sorprendente en el siglo XX, donde los estilos y maneras de representar la figura humana cambian a un ritmo vertiginoso. Cambian las perspectivas, las técnicas, el mensaje, la interpretación. Se erotiza, se denuncia, se inventa e incluso se destruye.

Este óleo sobre lienzo de Las Nudistas (naranja) está firmado por el pintor británico Vladimir Ksieski. El artista consigue plasmar una imagen de despreocupación a las figuras con una estética optimista y vital.

En Subasta Real queremos rendir homenaje al arte del desnudo con una selección de obras disponibles en estos momentos que ilustra de maravilla la variedad de técnicas, estilos y mensajes del desnudo en la actualidad. Te invitamos a descubrir el resto de obras en este enlace