La moda francesa que una vez fue tendencia y liberó a la mujer

Folus , Gissette , Leveiche

A principios del siglo XX tuvo lugar una revolución femenina sin precedentes. Silenciada bajo jerséis de punto y pantalones, pero tan liberadora como para hacer desaparecer la opresión del corsé del cuerpo femenino. Las ilustraciones de moda son como las viejas fotografías, testigos sosegados de una época que nunca vivimos pero que supusieron la semilla de lo que somos hoy.

M. B. "Dos damas". Vestido túnica. Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado (1916)

La aparición del cinematógrafo abrió los ojos a la sociedad en muchos aspectos, incluso a la moda. Ante las mujeres se abría un mundo nuevo a seguir, copiar e idolatrar, las de las estrellas de cine. La primera proyección cinematográfica ofrecida al público tuvo lugar en París el 28 de diciembre de 1895. Aunque a todos les es familiar el nombre de los hermanos Lumière, son pocos los que conocen el nombre de Alice Guy. Ella fue la primera persona en plasmar en imágenes el contenido de un guion de película.

M. Leveiche. "Dama". Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado (1916)

Por suerte en las primeras décadas del siglo XX aparecen los primeros nombres femeninos que sí serán recordados: las de las estrellas de cine. Mary Pickford, Louise Brooks, Gloria Swanson, Jean Harlow, Dolores del Rio, Lillian Gish todas ellas llevaron la moda y el estilo de las imágenes que acompañan el artículo de esta semana. Nacían los diseñadores de moda, las tendencias, los desfiles y sus nombres se escribían en letras de oro en los libros de historia. Jeanne Paquin, Coco Chanel, Jacques Doucet, Paul Poiret, Charles Worth, Madeleine Vionnet, Jeanne Lanvin, fueron algunas de las figuras más influyentes de la historia de la moda.

A. V. "Dama con sombrero cloché". Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado (1916)

La moda de principios del siglo XX se caracterizaba por su aspecto oriental (con influencias árabes, japonesas y griegas), las faldas se acortaban centímetro a centímetro para llegar a mostrar el tobillo ¡todo un escándalo para la época! Como también lo serían la profusión de colores, los adornos de pieles y las plumas. Poco a poco va desapareciendo la herencia de la etapa victoriana y la forma eduardiana en “S” que ponía hincapié en un pecho generoso que destacaba por delante, una cintura estrechísima gracias al uso de corsés y una prominencia en la parte posterior de la falda a base de armazones y polisones.

Paulette. "Dama con abrigo". Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado (1916)

La moda durante la Belle Époque se caracteriza por el acceso de la clase alta a actividades de ocio y deporte. Para ello, la idea de la comodidad en el vestir y el bienestar físico de la mujer, serán determinantes para el desarrollo de una nueva forma de vestir y también de pensar. Aparece el traje de falda, chaqueta y blusa, desaparecen los miriñaques, polisones y corsés y se instaura las líneas más cómodas y flexibles como el corte imperio con talle bajo el busto, por lo que se elimina definitivamente el corsé y aparece el sujetador. Aparecen los tejidos más livianos como la muselina, la batista, el tul, las gasas y las sedas.

L. B. "Enfermera Primera Guerra Mundial". Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado (1916)

Después de la Primera Guerra Mundial la mujer accede al mercado de trabajo y para ello necesita vestir cómodamente. También se populariza el corte de pelo que no llega hasta los hombros; el corte simétrico llamado bob cut, con un flequillo recto por encima de las cejas. Las mujeres tienen una imagen más infantil, frágil y adolescente con el uso de vestidos rectos, aunque con amplios escotes y el uso de tirantes. Los complementos hacen su aprición en forma de collares de perlas, guantes largos, bolsos, sombreros cloché, estolas de pelo, joyas, zapatos con tacones altos y el uso de maquillaje ¡otro escándalo!

Gissette. "Dama con vestido de baño". Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado (1916)

La evolución del bañador merece un tema aparte, con la llegada de la afición deportiva también llega la de considerar que el baño es un placer saludable. De cubrir todo el cuerpo con pesadas combinaciones de vestido y pantalón, se llega a principios del siglo XX a vestidos de baño que dejan ver las rodillas y los antebrazos. Aunque la primera mujer en hacerlo, Annette Kellerman, una nadadora profesional, fue detenida en 1907 por presentarse así en la playa de Revere Beach en Massachusetts.

P. A. "Dama y perro". Ilustración moda francesa a tinta y acuarela. Firmado a mano (1916)

Las revistas de moda como Harper´s Bazaar (1867), Vogue (1892), Vanity Fair (1913) y L’Officiel de la couture et de la mode de Paris (1921) serán las responsables de divulgar la moda de principios de siglo con un nuevo jugador en la partida: la fotografía de moda. La fotografía de modas apareció por primera vez en la revista La Mode Pratique, le seguiría en 1909 la editorial Condé Nast que acababa de comprar la revista Vogue y a la que se sumaría su rival, Harper's Bazaar. Los primeros fotógrafos de moda como Edward Steichen, Horst P. Horst o Cecil Beaton iniciarán relegarían el protagonismo de las ilustraciones de moda a un segundo lugar.

H. Folus. "Parisiennette fart ses achats". Ilustración moda francesa a tinta. Firmado (1917)

A la primera ilustración de moda del modisto Paul Poiret aparecida en el año 1908 le seguirán millones de ilustradores que serán de algún modo sustituidos por los fotógrafos de moda. Ambos no dejan de ser el arte de comunicar ideas de moda de una forma visual, aunque el primero dejó de utilizarse a finales de la década de 1930. Pero hoy en día la ilustración de moda es reconocida como otra de las obras de arte de la humanidad.