¿Qué es el arte? (I)

El arte imbuye múltiples aspectos de nuestra vida cotidiana, y es un vocablo más que recurrente en nuestras conversaciones. Sin embargo…  ¿alguna vez nos hemos parado a reparar en qué es exactamente el arte?

Si echamos mano del Diccionario de la Real Academia Española, vemos que define el término “arte” de la siguiente manera:

“Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos y sonoros”.

Por su parte, el comando “Define” de Google -uno de los sistematizadores de conocimiento más relevantes de la presente era digital- va más allá adjudicándole al proceso de creación artística una función estética:

“El arte es la actividad en la que el hombre recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido”.

De este modo, podemos apreciar, tanto en la definición de la Real Academia de la Lengua como en la que aporta San Google, ciertos elementos que podrían acotar el concepto y poner en entredicho qué obras pueden ser consideradas arte y cuáles no. ¿Pretenden las obras de arte interpretar lo real o más bien dar cuenta de lo imaginario...? ¿Pretende el arte sorprender o revelar lo desconocido, lo latente...? ¿Busca el arte la belleza...?  ¿Qué es, en sí, la belleza? 

A priori y desde estas acepciones, definir el concepto de arte no parece una tarea sencilla. Además, cada artista cuenta con su propia idea de lo que esta palabra significa, de modo que, más que un debate, de momento nos proponemos realizar un breve repaso por las definiciones que diferentes pintores otorgaron al polémico vocablo "arte", a fin de hallar en sus concepciones algunas ideas centrales que nos permitan, de algún modo, definir tan amplia realidad humana.

El arte en Antoni Tàpies

 

“El arte es la filosofía que refleja un pensamiento”.

“Los grandes artistas deben aspirar a cambiar el mundo”.

“Una obra de arte debería dejar perplejo al espectador, hacerle meditar sobre el sentido de la vida”.

“El Arte no se ha de entender, se debe sentir. Dejarte llevar por las emociones que provoca sin necesidad de explicarlo”.

 

Antoni Tàpies es el principal representante de la pintura matérica. Su trayectoria artística obedece a un proceso de intensa experimentación técnica con la que buscaba generar un lenguaje plástico totalmente nuevo, basándose para tal fin en el símbolo y en la fuerza expresiva de la materia, la cual alcanza un protagonismo central en la obra del pintor catalán convirtiéndose en sello de su estilo artístico. 

Es a la luz de esta motivación cuando toman sentido frases tan célebres como las que encabezan este epígrafe; para Tàpies el arte es la expresión y la percepción sentida de una realidad filosófica, de un estado mental, de un pensamiento que, mediante la sorpresa, puede hacer que nos replanteemos aspectos que ya conocíamos de la propia realidad, explicitada a través de la mano del artista de una forma nueva, única y distinta. 

El arte en Pablo Picasso

 

 

“El arte es eliminar lo innecesario”.

“El objeto del arte es quitar el polvo a la vida diaria de nuestras almas”.

“El arte no es realidad; es una mentira que nos hace darnos cuenta de la realidad, al menos de una realidad que somos capaces de comprender”.

“El arte no es la aplicación de un canon de belleza, sino lo que el instinto y el corazón ven más allá de cualquier cánon. Cuando amamos a una mujer, no empezamos a medir sus miembros”.

 

Pablo Picasso fue un pintor tan brillante como complejo. Conocido principalmente por ser considerado uno de los mayores exponentes de la pintura cubista, su obra artística atravesó diversas etapas que le encaminaron inexorablemente a una pintura sustancial, concreta, en la que la realidad era reducida a sus formas más simples, dando lugar mediante la suma de estas a una realidad alternativa y descaradamente nueva.

Como vemos, Picasso disocia arte de realidad, rechazando de este modo la idea de que la producción artística tiene como referente indiscutible lo real. Para el pintor cubista, el arte es una mentira, una reducción a lo esencial que nos permite atisbar bajo una luz nueva los entresijos de nuestra propia realidad percibida. 

Atendiendo a sus palabras, tampoco parece existir para Picasso una relación directa entre el arte y conceptos -siempre pasajeros- de belleza: para el artista -y disculpen la frase hecha - la belleza se halla en el ojo del que mira, en aquello que somos capaces de percibir más allá de la representación, como si la obra de arte en sí fuera portadora un sentido que no puede ser captado por el ojo, sino por el corazón. Hablamos entonces del arte como generador de una reacción visceral; de una consumación del concepto “arte” que depende de la percepción, dando lugar entonces a tantos sentidos como mentes haya dispuestas a generarlos.

También hace mención Picasso en estas citas célebres a la función emancipadora que, para él, debe tener el arte. De este modo, y siguiendo al maestro del cubismo, el arte debe reanimar el alma, sacarla del letargo producido por la rutina y la letanía del poco mágico día a día. Entendemos, pues, el arte en Picasso, como una puerta de acceso a una realidad ya oculta, solapada por nuestro propio desencanto, visible en todo caso para los ojos todavía despiertos e inocentes de los niños. En Picasso el arte es, cuanto menos, una forma de redescubrir nuestra propia realidad como seres humanos

¿Y tú qué opinas? ¿Te atreves a compartir con nosotros tu concepto de arte?