Arte con tintes extranjeros

Calder , Chagall , Collet , Knigin , Ksieski , Lautrec , Philips

Esta semana en Subasta Real nos fijamos en los artistas extranjeros procedentes de Gran Bretaña, Suiza, Estados Unidos o Francia que cuelgan de nuestras paredes virtuales y que nos traen la visión británica, norteamericana y francesa de su vida reflejada en sus obras de arte.

Peter Philips. "Juegos Olímpicos Munich 1972". Grabado firmado y fechado

Peter Phillips fue uno de los artistas pioneros del “pop art” en Reino Unido. Su trabajo está influenciado inicialmente por su urbe natal Birmingham, artistas italianos prerrenacentistas y el pop art norteamericano. En los años 70 se le dedicaron las primeras retrospectivas en Münster (Alemania), Londres y Milán. Una década más tarde los homenajes llegaban desde Liverpool, Oxford y Edimburgo y a mediados de los 80 se instalaba en Mallorca llamando la atención de los museos de Madrid, Bilbao, Valencia y Barcelona. La última tendrá lugar el 10 de diciembre de 2019, con el nombre de Hybrid 2.0. Peter Phillips y Gerald Laing imaginaron esta exposición en 1966, con la intención de generar un "objeto de arte ideal" a partir de los resultados recogidos con una serie de cuestionarios que artistas, curadores, críticos y coleccionistas rellenaron con los gustos predominantes de aquella época.

Claude Collet. Sin título. Linòleum sobre papel 1/20 (1975)

Claude Collet nacía en Ginebra en 1929 en el seno de una familia de artistas, su padre era escultor y su madre pintora que pronto abandonarían Suiza para instalarse en Barcelona. Sus obras iniciales figurativas dieron paso en los 80 a mujeres fantásticas que desaparecerían bajo la abstracción surgida en los años 90. Vinculada con el movimiento feminista que revindicaba un lugar para las mujeres artistas, fundó junto a Conxa Ibañez y Carme Riera, la Associació Dones Artistes SOM 7.

Marc Chagall. "Amor en el espacio". Grabado firmado a la punta seca 142/333 (1985)

Marc Chagall nació en Bielorrusia en el seno de una familia judía. Destacó rápidamente en su país natal que abandonó por París en la primera década del siglo XX y que la Segunda Guerra Mundial lo empujaría a trasladarse a Estados Unidos. Destacado artista de vanguardia en su obra se mezcla la fantasía y los pasajes oníricos con los pasajes bíblicos y las costumbres populares rusas. Aunque en España no abundan obras suyas, apenas 8 lienzos cuelgan en museos nacionales, Niza y Vítebsk tienen dedicados dos importantes museos a su obra.

Toulouse Lautrec. "Dance at the Moulin Rouge". Impresión Giclée firmada 12/375

Si alguien supo inmortalizar la vida nocturna de la ciudad de París a finales del siglo XIX fue sin duda Toulouse Lautrec. Nació en el seno de una familia noble que abandonó en plena adolescencia por la vida lisonjera de Montmartre donde conoció a Degas y Vincent van Gogh. Cliente habitual de cabarets y prostíbulos, bailarinas, camareros, clientes burgueses y prostitutas se convirtieron en personajes y musas de sus cuadros y carteles publicitarios. Toulouse Lautrec se sentía como pez en el agua con la vida bohemia, extravagante y algo viciosa de la capital francesa, pero también le pasó una cara factura, muriendo con apenas 36 años a causa de una sífilis.

Vladimir Ksieski. "Los Bañistas de playa". Óleo sobre tabla firmado (2018)

Vladimir Ksieski nació en Londres, pero pronto descubrió la España costumbrista, de fiestas y carnavales. Su obra representa esas escenas tan peculiares que inundan nuestras costas y plazas mayores con personajes casi grotescos que de otra manera pasarían desapercibidos. Su obra destaca por los trazos gruesos llenos de cromatismo influenciados por el Mar Mediterráneo de la ciudad de Valencia donde actualmente reside.

Alexander Calder. "Figura danzante de tres piernas a color". Litografía original, edición limitada (1975)

Alexander Calder es más conocido por sus esculturas móviles que por su trayectoria de pincel. Este artista estadounidense tocó varias áreas además de la escultura, como el grabado, la joyería e incluso el diseño de automóviles y aviones. Es uno de los pocos artistas que tienen una obra de arte en un lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, un auditorio con capacidad para 2.700 personas, cuelgan desde 1952 las "Nubes Flotantes" de Alexander Calder, diseñadas para mejorar la acústica de forma decorativa.

Michael Knigin. "Crimson Bean". Litografía original sobre papel Archés firmada a mano 45/300 (1980)

Michael Knigin nació en 1942 en Brooklyn (Nueva York), tras acabar sus estudios de arte recibió una beca para estudiar en los talleres de litografías Tamarind de Los Ángeles. A finales de los años 60 fue uno de los primeros artistas en combinar la litografía con la serigrafía. Tras abrir su propio taller, fue solicitado como profesor en distintas Universidades y Escuelas de Arte gracias a su talento y conocimiento sobre las litografías y las bellas artes. Hoy su obra cuelga de los museos más importantes de Estados Unidos.