Comprar obra gráfica (II): Principales técnicas de creación de obra gráfica

Arte , Coleccionismo , compra-venta de arte , comprar obra gráfica , grabado , litografía , Obra gráfica , Pintura , Pintura contemporánea , serigrafía , técnicas artisticas

El mundo de la obra gráfica original es fascinante, ya no solo por la amplia oferta de grabados, litografías o serigrafiás que podemos encontrar a precios asequibles, incluso de pintores tan famosos como Pablo Picasso, Joan Miró, Antoni Tàpies o Salvador Dalí, sino también por la cantidad y diversidad de las técnicas que podemos englobar bajo el epígrafe obra gráfica.

¿Quieres saber más? A continuación te presentamos los principales procedimientos de producción de obra gráfica original.

El grabado: la técnica más emblemática de la obra gráfica original

El grabado es una de las técnicas más célebres para la producción de obra gráfica, debido a que ha sido frecuentemente empleada por numerosos pintores a lo largo de la historia del arte. Mundialmente conocidos son los grabados de Goya, y también pintores como Pablo Picasso o Salvador Dalí han empleado esta técnica numerosas veces a lo largo de sus carreras artísticas.

Aunque es considerado como una técnica en sí mismo, el grabado es un conjunto de procedimientos, tales como la aguatinta o el aguafuerte, mediante los cuales el artista consigue transferir una imagen original desde una plancha, generalmente de metal, piedra o madera, a un soporte de papel o tela.

Si estás interesado en comprar obra gráfica para completar tu colección de arte y te gustaría tener una representación de esta histórica técnica, puede que te guste este hermoso grabado de Joan Cruspinera. Entra en nuestras subastas de arte online y conoce todos los lotes de obra gráfica por los que puedes pujar.

La litografía: una de las técnicas más comunes

Otro de los procedimientos más comunes para la creación de obra gráfica es la litografía, que consiste en transferir una imagen desde una superficie plana, pétrea generalmente, a otro soporte mediante un proceso físico-químico basado en la incompatibilidad entre el agua y las materias grasas.

De este modo, el artista aplica pintura grasa sobre la plancha y la cubre con una disolución acuosa que fija la imagen litográfica y limpia los blancos. Posteriormente la sumerge la plancha en agua, la cual es repelida por la grasa de la pintura, manteniéndose húmeda la zona virgen.

Para finalizar la matriz, el artista aplica la tinta litográfica sobre la plancha húmeda, de forma que la pintura se adhiere solo al motivo litográfico, que luego será estampado mediante una prensa en el soporte final.

Si bien este es un proceso genérico, cada pintor experimenta con las técnicas y realiza el procedimiento según sus gustos y objetivos artísticos, por lo que es posible encontrar diversos procedimientos que puedan responder al concepto de litografía.

Un ejemplo es el papel offset, una técnica de impresión litográfica en la que la imagen es transferida desde una plancha metálica a un rodillo de goma con el que luego será estampada en el papel, sustituyendo así el uso de la prensa.

La litografía es muy común entre la obra gráfica de pintores como Joan Miró, Josep Guinovart, Marc Chagall o Joan Ponç i Bonet. Puedes encontrar interesantes litografías de estos y otros artistas en nuestras subastas de arte online. Entra aquí para conocer todas las litografías a subasta.

La serigrafía: la especialidad de Andy Warhol

La serigrafía no es en sí un procedimiento artístico, sino una técnica de impresión que ha sido empleada desde hace siglos para la reproducción tanto de documentos como de imágenes.

Consiste en transferir una tinta a través de una malla tensada a cualquier otro soporte, controlando la tinta mediante el uso de una emulsión o barniz que bloquea su paso en las zonas vírgenes.

La versatilidad de su uso, que permite la realización de miles de reproducciones sobre casi cualquier tipo de material, la convierte en idónea para su aprovechamiento por parte de sectores como el editorial o el publicitario, en los que históricamente encontró su lugar.

Sin embargo, los orígenes de la serigrafía se remontan a los de la civilización misma, encontrando sus primeras manifestaciones conocidas en la Antigua China. No es hasta principios del siglo XX cuando la técnica comienza a usarse con fines industriales en Gran Bretaña y Estados Unidos, momento a partir del que empieza a popularizarse entre los artistas como un nuevo modo de expresión.

Guy Maccoy es el primer pintor que emplea esta técnica con fines artísticos, creando sus primeras serigrafías a principios de los años ‘30. Posteriormente, en los ‘60, el movimiento pop art convulsiona el mundo del arte con sus rompedores postulados, basados en la producción seriada de obras artísticas que, precisamente, posibilita la técnica de la serigrafía.

De este modo, el principal representante del pop art americano, Andy Warhol hace de la serigrafía su principal técnica de expresión artística, dando lugar a algunas de las imágenes más emblemáticas del arte del siglo XX, como la famosa serie dedicada a la Sopa Campbell’s  u otras series dedicadas a iconos de la cultura popular como Marilyn Monroe o Liza Minelli. Haz clic aquí para conocer toda la obra gráfica de Andy Warhol que te espera en nuestras subastas de arte online.

El gofrado: obra gráfica con relieve

Otra técnica de producción de obra gráfica es el gofrado, un proceso muy empleado por artistas como Eduardo Chillida o Antoni Clavé, consistente en someter la plancha matriz a disoluciones tan corrosivas que puedan otorgarle profundidad, a fin de obtener relieves en el soporte final tras estampar la imagen.

Los procedimientos también son variopintos, puesto que muchos autores realizan el entintado al mismo tiempo que la creación del relieve, mientras que otros lo hacen en pasos distintos, incorporando incluso otros materiales y técnicas aditivas a posteriori.

El carborundo: la obra gráfica también puede ser matérica

En esta línea, el carborundo es otro procedimiento que, aunque no es en sí una técnica de impresión, sino una técnica aditiva, es digno de mención dada la peculiaridad de sus resultados.

Empleado con frecuencia y originalidad por maestros de la pintura matérica como Antoni Tàpies, o por vanguardistas como Joan Miró, el carborundo consiste en añadir carburo de silicio a posteriori de la impresión de la obra gráfica, a fin de otorgarle efectos pictóricos. Es reconocible por su aspecto arenoso y su versatilidad a la hora de  conseguir sugerentes texturas.

También son frecuentes otras técnicas aditivas, como la aplicación de acrílico a posteriori de la impresión, a fin de añadir detalles o modificar el color, o el  archiconocido collage.

Aunque podemos hallar muchas otros procedimientos y técnicas aditivas para la producción de obra gráfica, estas son algunas de las principales y más comunes. Esperamos que este breve resumen te sirva de brújula para orientarte en tu recorrido por el maravilloso mundo de la obra gráfica.

Si quieres saber más, también puedes leer el artículo 5 razones para coleccionar obra gráfica, donde te explicamos las ventajas que ofrece la obra gráfica para los coleccionistas de arte; o el post Comprar obra gráfica (I): ¿Qué es la obra gráfica?, en el que te damos algunas claves para entender en qué consiste esta modalidad de producción seriada de imágenes artísticas.

Entra en nuestras subastas de arte online y conoce todas las litografías, grabados y serigrafías por las que puedes empezar a pujar. Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros mediante este formulario. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Eva VilarC.