Comprar obra gráfica (I): ¿Qué es la obra gráfica?

Arte , Coleccionismo , compra-venta de arte , comprar obra gráfica , grabado , litografía , Obra gráfica , Pintura contemporánea , Pintura moderna , serigrafía

Comprar obra gráfica es una opción cada vez más en boga en el mundo del coleccionismo de arte, tanto por la interesante e ingente oferta de litografías, grabados o serigrafías de pintores tan famosos como Pablo Picasso, Joan Miró, Antoni Tàpies o Andy Warhol, así como por la posibilidad de encontrar a subasta obras tan emblemáticas como El Gran Masturbador  de Salvador Dalí a precios asequibles.

En el post 5 razones para comprar obra gráfica ya te mostramos algunas de las ventajas de adquirir grabados, litografías o serigrafías, y ahora queremos darte las claves para que puedas empezar a bucear en el amplio e interesante mundo de la obra gráfica. ¿Comenzamos?

¿Qué es la obra gráfica original?

Lo primero que debemos preguntarnos es: ¿qué es la obra gráfica? Aunque generalmente suele asociarse el concepto de obra gráfica al grabado, el grabado es solo una de las numerosas y variopintas técnicas que podemos englobar bajo el amplio epígrafe de obra gráfica, las cuales comparten el común objetivo de crear series limitadas de obras a partir de la transferencia de una imagen desde un soporte a otro.

Aunque la producción de la obra gráfica responde a la necesidad del artista de crear varios ejemplares de una misma obra y, por lo tanto, es seriada, no sería justo hablar de meras reproducciones, puesto que cada una de las piezas que componen las series cuenta con la intervención directa del artista, quien en primera instancia confecciona la matriz, realiza la impresión mediante procesos artesanales diversos e incluso interviene a posteriori, trabajando sobre la impresión con el fin de obtener diferentes efectos y consiguiendo así obras totalmente únicas pese a su carácter seriado.

La obra gráfica y sus principales procedimientos

Más allá del grabado y la litografía, los procedimientos de creación de obra gráfica original son numerosos y diversos. Desde las antiguas xilografías hasta el vanguardista papel offset, la mayoría de técnicas de impresión comparten un proceso similar en el que el artista trabaja sobre un soporte original, como una plancha de metal, una tabla de madera o un trozo de seda, que servirá para transferir esa imagen a otro soporte -generalmente papel o tela - un determinado número de veces.

Si bien resulta sencillo hallar un proceso común, cada una de las técnicas empleadas para la creación de obra gráfica original es peculiar y distinta de las demás, consiguiendo diferentes efectos y posibilidades creativas. Algunas de las técnicas más comunes son el grabado, la litografía o la serigrafía.  Puedes encontrar más información sobre estas y otras técnicas de producción de obra gráfica en el artículo Comprar obra gráfica (II): Principales procedimientos de producción de obra gráfica.

Requisitos esenciales que debe cumplir la obra gráfica original

Dada la variedad de técnicas y procedimientos empleados para la producción de obra gráfica, es preciso tener en cuenta una serie de parámetros a la hora de establecer si una litografía, grabado o serigrafía puede ser considerada obra gráfica original o si, por el contrario, es una reproducción.

Para ello, echamos mano de los principios establecidos en 1960 en el III Congreso Internacional de Artistas celebrado en Viena, cuyos puntos podemos resumir de la siguiente manera:

  • En primer lugar, el artista debe intervenir directamente en la creación de la obra, preparando la matriz encargada de transferir la imagen, aunque el estrampado puede ser realizado por el pintor o por otra persona, en cuyo caso su firma puede figurar a la izquierda de la del autor. No se consideran obra gráfica original la copias realizadas mediantes procesos fotomecánicos.
  • Cada uno de los ejemplares deben estar firmados, bien en plancha o mano, y numerados de forma que quede claramente especificado el número de cada obra y el total de ejemplares que conforman la tirada, cuyo volumen es decidido en exclusiva por el artista.
  • También debe indicarse mediante las siglas correspondientes qué ejemplares son pruebas de artista o pruebas de estado, el volumen de los cuales no podrá ser superior al 10% del total de la serie.
  • Otro de los principios establecidos a la hora de salvaguardar la garantía de originalidad de la obra gráfica es el de destruir o marcar las planchas una vez finalizada la edición, a fin de evitar la creación de nuevos ejemplares.

Esperamos que estas sencillas claves te ayuden a emprender tu viaje por el apasionante universo de la obra gráfica. Conoce las interesantes litografías de Salvador Dalí, las serigrafías de Andy Warhol o los grabados de Pablo Picasso que tenemos en nuestras subastas de arte online y encuentra la obra perfecta para ampliar tu colección personal de arte.

Si quieres saber más, puedes leer los artículos 5 razones para coleccionar obra gráfica, donde te explicamos por qué la obra gráfica es tan valorada entre los coleccionistas; y Comprar obra gráfica (II): principales procedimientos de producción de obra gráfica, en el que encontrarás un resumen de las técnicas más comunes en lla creación de imagenes originales seriadas.

Eva VilarC.