El pintor catalán Bech i Sudrià y la expresión de la realidad en sus múltiples dimensiones perceptivas.

Arte , Arte contemporáneo , Bech i Sudriá , Coleccionismo , compra-venta de arte , Expresionismo , Pintores Catalanes Contemporaneos , Pintura , Pintura contemporánea , Pintura figurativa

Los cuadros de Bech i Sudrià encarnan el más puro espíritu del expresionismo. Figuras y paisajes se revelan arcaizados, hieráticos y reducidos a sus rasgos esenciales a fin de plasmar una realidad en la que sensaciones y estados anímicos adquieren su propia dimensión representativa, sumándose al resto de la composición. La obra de Bech i Sudrià es pura emoción hecha gesto y color: es realidad que consigue emerger de lo que permanece oculto tras la propia realidad. Te presentamos la obra de este interesante pintor catalán.

El personal expresionismo de Bech i Sudrià

Mediante el trazo negro, grueso, denso y enérgico de su pincel, el pintor catalán Bech i Sudrià dibuja las formas que, encajándose y superponiéndose, darán lugar a las cuidadas y estructuradas composiciones que caracterizan su personal estilo pictórico.

Entre los temas más recurrentes de su producción artística encontramos numerosos paisajes, como Paisaje I (1979), muchos de ellos dedicados a l’Empordá, región natal del artista que ha servido de inspiración a numerosos artistas a lo largo de los años; así como cuadros centrados en la figuración, en los que suelen encontrarse representaciones humanas, predominantemente femeninas, protagonizando escenas costumbristas tal y como podemos ver en Figurativo 60 o Figurativo I (2006).

Tanto figuras humanas como paisajes adquieren una gran potencia expresiva a través de recursos como la abstracción, siendo reducidas a sus rasgos esenciales hasta que se presentan hoscas, primitivas. Encontramos, de este modo, figuras arcaizadas como Figurativo 50, donde podemos apreciar la expresión pétrea de la mujer, que nos recuerda a los personajes de cartón-piedra del universo Laxeiro con sus estoicos rasgos de estatua románica.

Contribuyen también a la expresividad de las composiciones otros recursos, como la aberración de las formas, siempre presente en las obras de Bech i Sudrià, tal y como se aprecia en Figurativo 10, desnudo en el que planos, trazos y colores se superponen y entrelazan hasta dar lugar a una abigarrada figura de mujer.

En ocasiones en la obra de Bech i Sudrià, esta expresividad se ve reforzada por la complementariedad entre figuración y arquitecturas, tal y como demuestran las obras Figurativo 30  y Figurativo 70, donde la relevancia de los fondos es equiparable a la de la figuración, dotando así a las composiciones de una milimétrica complejidad y de una mayor potencia expresiva al conjunto.

Más allá de la forma y el gesto, en los cuadros de Bech i Sudrià destaca también el protagonismo que adquiere el color en la composición, como recurso estético y como recurso expresivo. De este modo, el cromatismo contrastado y violento típico del pintor catalán, en el que predomina el uso de tierras, rojos, amarillos y azules, nos remite ineludiblemente a los planteamientos fauvistas, según los cuales el color, liberado de las imposiciones de la realidad, puede contribuir a transmitir sensaciones y emociones, complementando así la potencia expresiva que consigue ya de por sí la aberración de las formas.

Podemos apreciar este uso fauvista del color en cuadros como Bañistas (1998), donde la piel roja de una de las mujeres nos evoca a las emblemáticas figuras danzantes de Henri Matisse, en o Figurativo 20 (2003), cuyos tonos fríos y oscuros contribuyen a la sensación de soledad y nostalgia que proyecta la figura femenina que lo protagoniza.

Forma, gesto y color se complementan de este modo en el expresionismo denso y potente de Pere Bech i Sudrià, como una manifestación de la realidad que surge de la superposición de múltiples dimensiones perceptivas.

Biografía de Bech i Sudrià

Pere Bech i Sudrià nace en 1920 en Figueres, cuna de pintores tan celebrados como el surrealista Salvador Dalí.

A lo largo de su dilatada carrera, compagina su oficio de pintor -que le lleva a celebrar diversas exposiciones individuales y colectivas en Cataluña- con los de escritor y docente, publicando en 1951 el libro Ciutat Creada y colaborando ocasionalmente con la publicación Revista de Girona.

Bech i Sudrià ha recibido diversas menciones y premios por la producción artística de su larga carrera, entre los que destacamos el primer premio de pintura y dibujo que obtuvo en la Exposición Nacional de Educadores-Artistas celebrada en Madrid en el año 1959.

Si estás interesado en comprar obra de este interesante pintor catalán, haz clic aquí para ver los cuadros de Bech i Sudrià que tenemos en subasta. Para realizar tus pujas, recuerda que debes registrarte, y te recomendamos que leas antes el artículo Breve guía para participar en una subasta de arte online, donde te explicamos lo sencillo, cómodo y seguro que es comprar ese cuadro ideal para tu colección en nuestro sistema de subastas online de arte.

Eva VilarC.