El arte informalista en España: Tàpies y Chillida

Arte , Arte contemporáneo , Eduardo Chillida , Escultura , informalismo , Personajes famosos , Pintura , Pintura abstracta , Pintura metérica , Tàpies

Antoni Tàpies y Eduardo Chillida  son dos célebres artistas que dedicaron sus esfuerzos creadores a la pintura y a la escultura, compartiendo la común inquietud de indagar en el comportamiento de la materia y en las potencialidades de esta para transmitir sensaciones.

Enmarcadas en el movimiento informalista, la obra de Tàpies y la de Chillida se encuentran entre las más interesantes propuestas artísticas de la segunda mitad del siglo XX. Te las presentamos. 

El movimiento informalista europeo

Antes de nada entremos en contexto. ¿Qué es el informalismo? Después de la II Guerra Mundial, y de forma paralela al desarrollo del expresionismo abstracto en los Estados Unidos,  numerosas corrientes artísticas proliferaron en Europa: el art brut, la abstracción lírica, la pintura matérica, el espacialismo.

Todas estas tendencias de carácter gestual y abstracto se aglutinan bajo el epígrafe común de movimiento informalista debido a las características compartidas que podemos hallar en sus obras más representativas, tales como el predominio de la espontaneidad y el automatismo creativo, el gusto por el empleo de materias diversas como modo de transmitir sensaciones y de conseguir obras de gran tactilidad, o el utilizar signos y símbolos como elementos centrales de las composiciones.

A pesar de estas características comunes, el informalismo ofrece gran libertad creativa al artista, por lo que nos encontramos visiones de lo más personales, como las de Antoni Tàpies y Eduardo Chillida, máximos exponentes del informalismo español

Antoni Tàpies: alquimista de la materia

Antoni Tàpies es uno de los más celebrados artistas del siglo XX y maestro internacional de la pintura matérica. 

De formación autodidacta, Tàpies combina temas ancestrales con procedimientos novedosos para llevar la pintura abstracta a un nuevo nivel en el que la materia, sus texturas y sus símbolos, se convierten en protagonistas.  

Destaca en la obra de Tàpies la variedad y originalidad de los materiales que emplea en sus composiciones: papel, cuerda, trapos, paja, y su particular receta de barniz rociado con polvo de mármol. A pesar de que el procedimiento puede parecer pura alquimia, un profundo trasfondo espiritual sustenta este proceso creativo. En palabras del propio pintor: 

Cuando pinto los materiales se transmutan. Una cosa que no es nada, como la arena o el polvo, materiales vulgares que podemos sublimar e idealizar para convertirlos en una obra expresiva que, a su vez, es parte de nuestra experiencia”.

En obras como Litografía sin título o Derrière le miroir (1974) podemos apreciar el interés que muestra el artista por la capacidad expresiva de los materiales y de sus texturas. 

El hecho de que mi apellido sea Tàpies, que en catalán significa “muro” precisamente, ha influenciado inmensamente mi trabajo como artista; me ha impulsado a investigar todas las posibilidades expresivas que puede tener un muro.

De este modo, Antoni Tàpies se inspira en la idea que el muro puede representar (barrera, soporte, límite…) y en las texturas y en los símbolos extraídos de la estética grafitera que suelen vestir estos elementos urbanos en la Barcelona que siempre le sirvió de inspiración. Tapies es un alquimista de la materia.

 Aunque no todo en la pintura de Tàpies es técnica. La suya no es la investigación fría del ingeniero que se limita a poner a prueba los materiales.

Para evitar que la técnica tome el control de mi pintura me pongo trampas a mí mismo, Por ejemplo, uso materiales que se secan rápidamente, lo que me obliga a trabajar a gran velocidad, y trabajar deprisa y espontáneamente es una manera para mi de mantener la razón en su sitio y dejar que el inconsciente fluya libremente”. 

La pintura de Tàpies vuelve a los orígenes para abordar con ojos primigenios un mundo misterioso imposible de expresar mediante el lenguaje.

Mi pintura es una meditación sobre la naturaleza humana. Un intento de explicar al hombre en sí mismo. para ayudarlo a ver la riqueza de sus propios recursos”. Y además debería ser una reflexión sobre nuestro futuro común, que es la muerte”.

Si quieres saber más sobre Antoni Tàpies, te recomendamos que leas el post La pintura matérica en Antoni Tàpies y también puedes visitar las obras de Tapies a subasta.

Eduardo Chillida: escultor del vacío

Eduardo Chillida es un artista español conocido principalmente por sus esculturas de gran formato en hierro y hormigón.

Sus primeras son figurativas, aunque poco a poco su trayectoria artística evoluciona hacia tendencias más abstractas, hasta que a finales de los ‘40 realiza sus primeras obras abstractas. Es también a mediados de siglo cuando Chillida comienza a trabajar el hierro, momento en el que, inspirado por las posibilidades del nuevo material, repara en la importancia del espacio vacío en la composición y hace de esta idea su motor creativo.

Comienza entonces un ciclo de esculturas en las que huye de la naturaleza y se deja llevar por la imaginación y las posibilidades que ofrecen los materiales con los que trabaja. Cada una de las obras de Chillida plantea un problema de espacio que debe resolver siguiendo las reglas de la materia prima escogida, atendiendo a las propiedades y requerimientos de la misma. 

Eduardo Chillida también supo plasmar su preocupación por el espacio en litografías como Olympic Centennial (1992) o Barcelona I P.A.; por lo que es posible encontrar un interesante conjunto de obra gráfica de Chillida a subasta

Encontrarás más información sobre el escultor del vacío en el post Eduardo Chillida: Biografía, Premios y Obra, y si buscas obra gráfica de Chillida a subasta, accede a nuestros lotes.

Antoni Tàpies y Eduardo Chillida son artistas célebres a nivel internacional, aunque en el movimiento informalista español también destacan nombres como el pintor Manolo Millares, el escultor Pablo Serrano o el pintor José Balmes Parramón -fallecido en agosto de 2016-, quien en colaboración con Gracia Barrios y otros artistas creó el grupo informalista Signo