Lotes excepcionales de primavera

Beá , Casademont , Dalí , Fernández , Malca , Pallarés , Redmile , Riera , Ristol , Tàpies

Los lotes excepcionales de primavera a la venta en Subasta Real nos permiten un pequeño viaje en el tiempo para ver la evolución del último medio siglo en el mundo del arte. También nos sumergen en los mundos oníricos, fantasmagóricos y diluidos de media docena de artistas catalanes que hicieron de un lienzo en blanco una escena real del más allá.

Bartolomé Malca Becerra. "Mesa servida para una Reina". Óleo sobre lienzo. Firmado (2019)

El bodegón que preside la selección de esta semana viene firmado de la mano del artista peruano Bartolomé Malca Becerra. Aunque no es la única obra disponible en nuestra galería de este pintor autodidacta. Nacido en Cajamarca, al norte de Perú, Malca compagina su tiempo como artista independiente con el de profesor de pintura. Sus bodegones muestran el brillo y la opulencia de un buen festín donde no faltan las frutas jugosas, el vino y los objetos dorados.

Jordi Pallarés Moya. "Soledad". Técnica mixta sobre lienzo. Titulada, firmada y fechada (2014)

Las obras de Jordi Pallarés Moya están en continuo movimiento, de una forma simbólica y totalmente abstracta. Formas sinuosas y suaves, sin ningún vértice apreciable que son capaces de sumergirte en un vacío acogedor y en una espiral tan acolchada que son capaces de protegerte del ritmo de vida desenfrenado que vivimos. El artista catalán ha realizado exposiciones en Chicago, Stuttgart, París o Budapest, sin prisas, pero sin pausas, como sus círculos desdibujados y étereos que mecen al espectador de forma hipnótica.

Xavier Ristol Orriols. "Abstracción". Técnica mixta sobre tela. Firmada y fechada (1999)

Premios y exposiciones abalan la trayectoria profesional del sabadellense Xavier Ristol Orriols; artista visual y profesor asociado de la Universidad de Barcelona. Se declara un perfeccionista, aunque también reconoce que está “sin acabar” como su propia obra, en continuo crecimiento. Interesado en la psicología humana que desgrana e intenta plasmar en sus lienzos con la mayor de sus inquietudes. Sus escenas oníricas recuerdan una realidad demasiado cotidiana con algunos toques de esencia fantasmagórica.

Amèlia Riera. "Oniro mític n.4". Técnica mixta sobre tela (1992)

El legado de Amèlia Riera abarca muestras del academicismo figurativo, el expresionismo, la figuración y la abstracción. La pintora catalana siempre tuvo espacio para los misterios que tejió a base de pinceladas. Más de sesenta años escondiendo miles de enigmas en sus lienzos preferentemente de tonalidades negras, donde encontró espacio para la reivindicación de la mujer, convirtiéndose en una pionera de su generación.

Antoni Tàpies. "Compotier". Aguatinta. Firmada y numerada H.C. (1984)

El mundo de los sueños, las escenas irreales y esa fascinación obsesiva por la huella que deja el ser humano en el planeta, fueron temas recurrentes de Tàpies. Este frutero sobrenatural donde cada pieza de fruta se compone de distintas materias, está presente en "Compotier". Los seres místicos, el informalismo, forma parte de la obra de Antoni Tàpies como lo son sus signos y manchas. Todo ello se convierte en un nuevo lenguaje para transmitir el latido de la materia.

Casademont le Vieux. "Sta. Inés, Eibissa". Óleo sobre tela firmado y titulado (1976)

Vale la pena fijarse en la obra de Casademont le Vieux disponible en Subasta Real esta semana, ya que reúne una serie de paisajes donde destaca su característica paleta de tonalidades con alguna excepción de fuerte cromatismo. Esos horizontes particulares donde se respira la calma y se intuye el espíritu del lugar nos sumergen en un apetecible letargo. Amante del Mediterráneo, Casademont supo inmortalizar la atmósfera de la costa catalana con una bruma que invita a la contemplación pausada.

J. Antony Redmile. "Saltamontes". Escultura-objeto de alpaca y ébano con incrustaciones de malaquita. Pieza única (ca. 1975)

Excéntrico, excesivo y exagerado, el diseñador británico contemporáneo J. Antony Redmile ha trabajado en la creación de mobiliario y objetos de bellas artes para la familia real británica. Aunque Jacqueline Onassis o Rod Stewart también formaban parte de su cartera de clientes. Redmile se declara un artesano especializado en fantasías exóticas donde utiliza piedras preciosas, huevos de avestruz, conchas marinas o cuernos de animales para decorar, pero que no son materiales naturales nuevos, todos proceden de antigüedades y objetos reciclados. Un artista sostenible y muy cotizado.

Salvador Dalí. "Fleurs d'art". Grabado a la punta seca coloreado a mano. Firmado y numerado 280/300 (1974)

La serie "Les Amours jaunes" de 1974 de Salvador Dalí fue una colección de grabados de tinte erótico. Conocidos por ilustrar de una manera única los poemas publicados por Tristan Corbière; un poeta francés considerado uno de los maestros del Simbolismo. De los 24 poemas conservados de Corbière, Dalí eligió 10 para elaborar su serie de impresiones de la que "Fleurs d'art" forma parte.

Manuel Beá. Sin título. Técnica mixta sobre lienzo pegado a tabla. Firmada y fechada (1966)

La obra de Manuel Beá ha ido evolucionando como la de tantos otros artistas de su generación, desde la figuración hacia el informalismo y el surrealismo. Inspirado por la obra de Max Ernst que conoce a raíz de sus estudios en la Kunst Gebewe Schulle de Zúrich, Manuel Beá, incorporará a su obra elementos característicos de los movimientos de vanguardia de la segunda mitad del siglo XX.

Rafael Fernández de Soto. Sin título. Óleo sobre tablex. Firmado y fechado MCMLV (1955)

Asiduo a las tertulias artísticas del café Els Quatre Gats junto a Pablo Picasso, Isidre Nonell y Ramon Casas, entre otros, el artista catalán Rafael Fernández de Soto se especializó en paisajes, marinas y bodegones inspirado por la obra de Dalí, Velázquez y Fortuny. Su técnica investiga la luz, el color y la composición desde una perspectiva surrealista, pero también clásica. Sus paisajes urbanos muestran personas paseando, claro ejemplo de la Escuela catalana de principios del siglo XX.