Los siete pecados capitales en Subasta Real

Bruni , Calder , Fairey , Leiredo , Picasso , Ripollés , Warhol

Tomás de Aquino explicaba que los siete pecados capitales del cristianismo eran los artífices de que el hombre cometiera otros muchos pecados para conseguir los siete anteriores. La forma de educar y hacernos entender la moral cristiana, se van al traste enseguida ya que los vicios son excesivamente deseables ¡Qué le vamos a hacer!

Lujuria

Pablo Picasso. Dibujo erótico. Litografía

La lujuria ataca al ser humano con excesivos pensamientos de naturaleza sexual. Pablo Picasso realizó una colección de 12 dibujos eróticos que fue publicada en Italia en 1968 en la revista Playmen. Esta litografía sobre papel pertenece a aquella obra. Picasso también recurriría al desnudo en los dibujos que conforman la "Suite Vollard".

Gula

Andy Warhol. "Tomato Soup". Litografía (Pop Art) firmada en plancha y numerada. Edición limitada 1515/3000

Antiguamente la gula era el pecado que castigaba cualquier exceso, fuera de la índole que fuera, estoy segura que a todos nos viene a la memoria la palabra bacanal. Hoy con la Inquisición un poco más calmada, la gula tiene como objetivo atacar el voraz apetito de comida y bebida. Andy Warhol no es que estuviera obsesionado con las latas de comida, aunque la sopa de tomate Campbell's fuera su favorita, su gesto de dibujar algo tan cotidiano fue para acercar el arte a todos los públicos.

Avaricia

Alexander Calder. "El 7 de corazones". Litografía original. Edición limitada (1975)

La avaricia no es sólo la acumulación de riquezas en beneficio propio, también se incluye el engaño, la traición y atesorar riquezas terrenales más que las celestiales. Como exceso, no tiene límite y quizás los jugadores empedernidos son las víctimas favoritas de ella.

Pereza

Juan García Ripollés. "Mujer tumbada". Grabado sobre papel de lino. Firmado y numerado XXVI/L

La pereza no debe confundirse con el placer de no hacer nada, que bien sabemos que en nuestra vida diaria pocos son los que pueden practicarla. En la época de más auge en esto de los pecados capitales la pereza que se castigaba era la que conllevaba una "tristeza de ánimo". Sí, sí sentir desgana era pecado mortal ¡cuidado si te pillan tumbado que sea con una sonrisa!

Ira

Shepard Fairey. "Make Art Not War". Impresión offset. Firmada

El fanatismo, el deseo de venganza, el odio y la intolerancia beben de la ira, pecado capital que en casos extremos llega a la guerra y al genocidio. Shepard Fairey en su obra "Make Art Not War" (Haz Arte no la Guerra) toma elementos del cartelismo de propaganda política de mediados del siglo XX para revindicar el arte y condenar la ira del mundo.

Envidia

Bruno Bruni. "Homenaje a Velazquez". Litografía sobre papel firmada a lápiz

El deseo insaciable de la envidia es muy fácil de explicar: es cuando deseas algo de otro porque tú no lo tienes (quizás hasta aquí es lo que se conoce por "envidia sana"). El envidioso cree que merece aquello que tienen los demás y acaba haciendo daño para conseguirlo.

Soberbia

José Luis Leiredo. "Ferrari 166MM". Litografía firmada a mano y numerada a lápiz 1/500

Por último, y está considerado el principal pecado capital, llegamos a la soberbia. Dicen que el primero que cayó en la soberbia fue Satanás al querer imitar a Dios y sentirse poderoso para hacerlo. Creerse superior que los demás, sobrepasarse de orgulloso y ser arrogante parece que existe desde que el mundo es mundo, pero ahora con los selfies ha empeorado bastante. Confieso que conduciendo un Ferrari me sentiría soberbia.

Si conoces a alguien que peque de alguno de estos 7 pecados capitales, envíale nuestro artículo o cómprale la obra que mejor se adapte a su vicio.